DEPÓSITO DE CUENTAS ANUALES DE 2015

29 de marzo de 2016

Imagen EMASP

DEPÓSITO DE CUENTAS ANUALES DE 2015

 

En el BOE de 9 de marzo de 2016 (http://www.boe.es/boe/dias/2016/03/09/) se publicó la Resolución de 26 de febrero de 2016, de la Dirección General de los Registros y del Notariado, por la que se modifican los modelos establecidos en la Orden JUS/206/2009, de 28 de enero, por la que se aprueban nuevos modelos para la presentación en el Registro Mercantil de las cuentas anuales de los sujetos obligados a su publicación, y se da publicidad a las traducciones a las lenguas cooficiales propias de cada comunidad autónoma.

 

Según especifica (en Tercero. Efectos) “La utilización de los modelos aprobados por la presente resolución será obligatoria para los sujetos obligados cuando la Junta general o lo socios aprueben sus cuentas anuales con posterioridad a la publicación de esta resolución en el Boletín Oficial del Estado” y advierte que “Dichos modelos se publicarán en la página web del Ministerio de Justicia www.mjusticia.es

 

La obligatoriedad de utilizar esos nuevos modelos para el depósito de las cuentas anuales correspondientes al ejercicio de 2015 dificulta, como en otras ocasiones, el cumplimiento de las obligaciones que se imponen a los empresarios en general. Complicación añadida por la “necesidad de  adaptar” las divergencias entre la información económico financiera que se debe facilitar conforme a esos nuevos modelos y la que ya se han “generado” (incluso las cuentas anuales pueden haber sido formuladas por los administradores)  y conforme a los requisitos de información vigentes al iniciarse el ejercicio.

 

La complicación específica es la que se origina al tener unas Cuentas anuales formuladas conforme a unas normas determinadas, que incluyen unos modelos de presentación, y un informe de auditoría sobre ellas y tener la obligación de presentarlas públicamente en otros formatos, con otros requisitos de información. ¿Quién debe realizar y responsabilizarse de unas Cuentas anuales que NO SON las que se han formulado por los Administradores y en consecuencia las que se han auditado?

 

Como ya hemos reflejado:

-      No tiene sentido ni utilidad alguna modificar las normas con los requisitos de información y presentación pública con referencia a ejercicios operativamente cerrados y cuya información se ha gestionado conforme a los modelos vigentes al inicio de ejercicio. Si esas modificaciones derivan, como necesariamente tiene que ser el caso, de normas vigentes en el ejercicio 2015, los nuevos documentos constituirían una ayuda para la formulación de las cuentas anuales, pero siempre que esa ayuda llegara a tiempo (antes de empezar a trabajar para formular las cuentas anuales).

-      No tiene sentido alguno que se modifiquen modelos, ya sean fiscales, registrales, o de cualquier otro tipo, para ejercicios en “anteriores” (de los que se está preparando la documentación y después o en paralelo se modifica).

-      Las modificaciones que tengan “carácter retroactivo”  no deberían realizarse.

 

© emasp Compañía de autores. Marzo de 2016.